• 14 OCT 16
    • 0
    Implicaciones de la Desnutrición en la Insuficiencia Renal

    Implicaciones de la Desnutrición en la Insuficiencia Renal

    ¿Sabías que la tasa de desnutrición en pacientes nefrópatas varía desde un 15 hasta un 75%? Un rango muy amplio ¿verdad?, esto se debe a que la enfermedad renal crónica es de lenta progresión y conforme se va perdiendo la función renal, el estado nutricional se va deteriorando, por lo tanto, aquellos pacientes que se encuentran en etapas avanzadas de la enfermedad (pacientes en tratamiento dialítico o previo a iniciarlo) son aquellos que suelen presentar la mayor tasa de desnutrición. Ahora, la desnutrición no solamente afecta a los pacientes con funcionalidad muy deteriorada, se ha comprobado que, aun cuando la disminución en la filtración glomerular ha sido leve, el estado nutricional de los pacientes empieza a verse afectado a pesar de que los cambios pudieran no ser muy notorios.

    ¿Cuáles son las causas de desnutrición en el paciente renal?

    Son muchas las causas de desnutrición en el paciente nefrópata. Un consumo insuficiente de nutrientes generalmente es el culpable desde etapas tempranas, sin embargo, en aquellos pacientes urémicos (con concentraciones elevadas de toxinas en sangre como creatinina, urea y ácido úrico), suelen presentarse otros factores que provocan una serie de alteraciones metabólico-nutricionales independientemente de si la cantidad de alimentos, calorías y proteínas que consuman es suficiente y que contribuyen con una menor ingesta.

    Ejemplo de estos: el desgaste proteico energético (que como su nombre lo dice, conlleva un desgaste o disminución continua de las reservas de proteína –músculo- y energía –grasa- en el organismo); la presencia en algunos pacientes de gastroparesia (los alimentos tardan más de lo normal en pasar del estómago a los intestinos para su absorción), la terapia sustitutiva (la diálisis y hemodiálisis son tratamientos que incrementan los requerimientos nutrimentales, ocasionan estado inflamatorio, pérdida del apetito y desgaste muscular) y la implementación de dietas muy restrictivas (por iniciativa propia o por indicación) que limitan mucho las opciones de alimentos, suelen ser insípidos y causar aburrimiento y/o desagrado.

    ¿Cómo detectar la desnutrición?

    Existen muchas herramientas para conocer si el paciente está en riesgo de desnutrición o el grado de la misma y poder implementar de manera pronta y oportuna las estrategias de intervención que mejoren o mantengan un adecuado estado nutricional. Esta tarea generalmente está a cargo del nutriólogo, pero algunas de ellas pueden ser aplicadas por personal de salud capacitado (como enfermeras y médicos).

    El uso de ciertos cuestionarios o escalas, la valoración de la composición corporal a través de la antropometría (determinación de peso y cambios en el mismo, talla, circunferencias, pliegues, índice de masa corporal, etc.), estudios de sangre (biometría hemática, colesterol, albúmina, creatinina, etc.), el aspecto visual o cambios en la apariencia y comportamiento, el estado de hidratación o sobrehidratación, la calidad de la alimentación que llevan, entre otros, nos permiten conocer el estado de nutricional o gravedad de la desnutrición en caso de que se presente y poder establecer un plan de tratamiento completo.

    ¿Por qué es importante que el paciente nefrópata no esté desnutrido?

    Se ha visto que los pacientes que mantienen apetitos conservados, ingestas dietéticas, masa muscular y un peso corporal adecuados, sin fluctuaciones significativas (que aumenten o bajen de peso en cortos periodos de tiempo o que no mantengan su peso seco), tienen una mejor respuesta al tratamiento farmacológico, menor sintomatología asociada a la enfermedad renal (anorexia, cansancio, pérdida o disminución en la capacidad para desempeñar funciones que normalmente realizarían sin problema, entre otros), menores tasas de depresión y de complicaciones que pudieran mermar de manera muy importante su estado de salud y repercutir en su calidad de vida.

    Dado que la desnutrición puede comenzar desde etapas tempranas de la enfermedad, todo paciente que presente cualquier tipo de falla renal, debería ser valorado y asesorado por un especialista en nutrición renal periódicamente para detectar cambios en su estado nutricional que pueden ir desde muy sutiles hasta muy evidentes, e incluso, aquellos pacientes que se encuentran en buen estado nutricio, el seguimiento semestral es importante para detectar oportunamente aquellos cambios que pudieran complicar la evolución, alterar la respuesta al tratamiento o afectar su calidad de vida.

    1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

    Loading...

     

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Call Now Button